Hotel y entorno

Villa del siglo XIX

Foto bonilla 2

Esta villa, hoy rehabilitada como pequeño hotel, encierra en su arquitectura y en su entorno rural un período y un ambiente muy singular y representativo del “devenir” histórico, social y cultural vascos.

 

Es la primera villa neovasca, construida a finales del siglo XIX en plena efervescencia de los regionalismos europeos de raíz romántica y en indudable respuesta a la gran crisis de tintes identitarios provocados por la abolición foral de 1.876

Construida en 1883 por el geólogo Ramón María Adán de Yarza y concebida como casa de veraneo. Son los tiempos que nace el turismo practicado por los ingleses en las costas del sur de Francia (para nosotros Iparralde por considerarlo el norte de Euskal Herria). Es el tiempo de los terapéuticos baños de mar y de sol; de los balnearios… y cómo no el ambiente de la burguesía, de la industrialización.

 

Evidentemente el hotel requiere de un confort distinto al concebido en el siglo XIX, pero hemos querido mantener los grandes espacios diáfanos e iluminados que inspiraron su distribución original.

RAMÓN ADAN DE YARZA 40x59

Entorno

Desde vuestra habitación contempláis la playa de Karraspio con el inquietante Cantábrico de fondo.

 

O la medieval villa de Lekeitio o el bello palacio barroco de Zubieta al Sur, enclavado sobre la ría junto al antiguo molino de mareas… Todo ello a cinco minutos caminando.

Al oeste se encuentra Urdaibai, Reserva de la Biosfera del territorio vasco de espectacular paisaje y oportunidades para ornitólogos, amantes de la naturaleza y actividades deportivas.

Más al oeste encontramos Bilbao en menos de una hora de coche y a la misma distancia hacia el Este, Donostia / San Sebastián con su obligada jornada gastronómica de los internacionalmente reconocidos pintxos y una guinda cultural con Chillida Leku o un sencillo paseo por la Bella Easo.

Puede visitar la sección de las propuestas para ver algunos planes que le proponemos mientras se aloja en el hotel.